Ingeniería Civil UNAB comparte experiencias de construcción en Perú

Como parte de los vínculos permanentes que mantienen alumnos, docentes y directivos de UNAB con instituciones en convenio y otras con las cuales se generan instancias de colaboración, es que el director de Ingeniería Civil, sede Concepción, Manuel Chávez, fue invitado a la Universidad San Ignacio de Loyola (USIL), Perú, para exponer sobre la experiencia sísmica chilena y cómo ha influido en el desarrollo de la construcción del país.

Para preparar esta presentación realizó un levantamiento de lo que hemos aprendido en todos los terremotos que han afectado a Chile. “Eso nos ha permitido aprender y mejorar mucho. La mayor cantidad de nuestros edificios son de hormigón armado, en cambio ellos tienen una mezcla de ello con bastante albañilería, edificios sobre cinco pisos incluso”, compara Chávez.

Si bien ellos no tienen una historia sísmica como la nuestra, compartimos un lugar geográfico similar en el Pacífico, Lima es un lugar bien complejo en estos términos. Ellos están “esperando” un sismo fuerte para poder comprobar si efectivamente su sistema constructivo es o no eficiente, ya que como les decía, aún no han pasado una gran prueba y confirmar si sus estructuras cumplen ante una emergencia mayor.

En su presentación mostró varias estructuras que fallaron para el 2010, sin embargo, los profesionales peruanos no tienen cómo comparar en ese sentido. Además, tienen varios sistemas para construir, porque hay empresas extranjeras que están urbanizando y utilizan los mecanismos y reglamentos de sus propios países.

Perú y Chile comparten la misma amenaza: la constante actividad sísmica. Sin embargo, para los ingenieros civiles, el sismo es el mejor crítico de nuestro trabajo porque va directo a nuestros errores. Y, evidentemente, debemos aprender de ellos y prever”, asegura.

Por su parte, los exponentes peruanos presentaron las medidas aplicadas durante la reconstrucción tras los terremotos de Chincha y Pisco, en 2007 y el análisis de construcción de viviendas independientes que se han ido construyendo sin mayor normativa ni patrones en los lugares periféricos de la ciudad.

En Latinoamérica, nos refuerza el director, somos referente en cuanto a temas constructivos, al cálculo estructural y diseño de estructuras. “Vamos más avanzados, pero porque hemos aprendido también de los grandes eventos naturales que hemos tenido”, asegura.

Chávez presentó además una comparativa de los puentes que unen Concepción con San Pedro de la Paz, sur del Bío Bío. Lo que se aprendió del primero, llamado Puente Viejo, se aplicó en el Juan Pablo II, luego en el Llacolén y en el que está en construcción, se está aplicando todo. Los problemas y puntos fuertes que tuvieron se está aplicando hoy al puente Bicentenario”, afirma.

Nuestra universidad tiene un convenio con la empresa constructora, por lo que nuestros alumnos han participado y están siendo parte de estos temas en terreno.

El otro tema que reforzó en su exposición fue cómo afecta el ambiente agresivo de la costa a las estructuras, cómo va debilitando las propiedades mecánicas cuando los materiales que estamos utilizando no cumplen con lo que se requiere, mostrando el caso que ha visto con sus alumnos en Lota, porque enfatiza, las condiciones ambientales y otros factores van deteriorando también las construcciones y no solamente los temblores o terremotos.

En el simposio internacional “Intercambio Perú – Chile: planeamiento, evaluación y reconstrucción postsismo” contó con la participación además del Centro Peruano Japonés de investigaciones sistémicas y mitigación de desastres, estudiantes y profesionales del área.

Tras esta visita, se refuerzan los lazos tanto con USIL para potenciar la movilidad estudiantil, académica-docente, como también con la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas que lo recibió en Perú, ratificando el compromiso de colaboración internacional.